Alojamientos y destinos turísticos con las energías renovables como protagonistas

¿Y si nos vamos de turismo con las renovables? Seguro que las tenéis más cerca de lo que pensáis: en la azotea de tu hotel o en un impresionante salto de agua a un kilómetro del campin. No os preocupéis, sé que para la mayoría están acabando las vacaciones de verano, pero seguro que os quedan algunos días por ahí que aprovechar. Y si no, para puentes, navidades o el próximo año.

Es probable que en el hotel o el campin en el que habéis estado tengan paneles solares para calentar agua o producir electricidad. O prestad atención a la casa rural en la que apuráis vuestros últimos días de vacaciones, que es posible que funcione con una caldera de biomasa o energía geotérmica. De esta manera, hasta fardaréis con vuestras amistades a la vuelta, diciendo que tú sí que has hecho turismo sostenible de verdad.

Comienzo por lo de las calderas de biomasa porque seguro que más de una y de uno pensará: “¿una caldera en verano; para calentar qué?” Pues por ejemplo el agua con el que os ducháis, aseáis o laváis la ropa. Por no hablar de la climatización de las piscinas cubiertas. Y, lógicamente, si dejamos esos días que nos sobran para unos días de vacaciones en invierno está más clara aún la función de la biomasa.

Hay muchos alojamientos turísticos que combinan varias tecnologías de energías renovables: la solar fotovoltaica para producir electricidad y la biomasa para la energía térmica; el calor, vamos. Y lo mismo sucede con la geotérmica. Por cierto, en este caso, Canarias y Galicia son las principales comunidades autónomas donde hay alojamientos alimentados por esta fuente renovable que aprovecha el calor del interior de la tierra.

Hoteles y refugios con renovables

Bueno, me voy dejando de temas que sé que controláis de sobra y voy con las pistas sobre dónde dar con este tipo de establecimientos. Uno de los primeros lugares a explorar es la página web de Re Think Hotel. Qué poco me gustan las denominaciones en inglés para proyectos en España. Pero bueno, el caso es que el grupo Hábitat Futura promueve todos los años un concurso llamado así, cuyo objetivo es reconocer y promover los diez mejores proyectos de sostenibilidad y rehabilitación hotelera en España.

El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) es una de las entidades que colabora en este concurso. Es cierto que el certamen valora en general aspectos sobre la sostenibilidad de las instalaciones (integración en el entorno, reciclaje, accesibilidad, suministro de materias primas…), además de otros aspectos energéticos que nos interesan (aislamiento, iluminación, domótica…). Pero entre todos los premiados desde 2014 (buscadlos entre los ganadores de cada edición) se encuentran varios hoteles que utilizan especialmente la energía solar térmica y fotovoltaica y la biomasa.

Ya habéis visto que hay también renovables en casas y apartamentos rurales, cámpines, balnearios y hasta refugios de montaña. Para esto último entrad en la página web de un proyecto europeo denominado SustainHuts. Ahí encontraréis ocho refugios (cinco en el Pirineo aragonés, uno en los Alpes italianos y dos en los eslovenos) en los que, dependiendo de la ubicación, se ha empleado solar térmica, solar fotovoltaica, hidráulica, eólica o biomasa.

Cámpines y apartamentos también

En cuanto a cámpines, hay varios con renovables en Tarragona, Madrid, Navarra, Málaga y Pontevedra, entre otras provincias. Y no me resisto a recomendaros el de la isla de Ons, en la última de las provincias mencionadas y en pleno Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas.

Voy con otra pista: la plataforma Passivhaus. Ya os he hablado de ella en alguna ocasión, en especial cuando la mencioné en el artículo sobre los edificios de consumo energético casi nulo. También aquí entran en consideración otras variables que no son solo cubrir la demanda energética con renovables, pero permitidme que os chive que en su página internacional tenéis 33 alojamientos turísticos repartidos por Alemania, China, Austria, Francia, España, Portugal y Grecia que cuentan con el estándar Passivhaus. Hay desde pequeños a grandes hoteles, además de casas rurales.

Gira por “monumentos” renovables

Por último, en este periplo turístico renovable os recomiendo que os deis una vuelta por lugares con gran tradición en este campo. ¿Qué tal visitar la isla de El Hierro, en España, o la de Bozcaada en Turquía o nada menos que el archipiélago de Tokelau en Oceanía, al sur del océano Pacífico? Todas tienen en común que ya lo son, o están a punto de ser, cien por cien renovables en su abastecimiento energético. Os conté algo sobre islas y renovables en algún artículo anterior por si queréis indagar más.

Y bueno, ya que estamos de turismo renovable, si vuestro destino son las Arribes del Duero (entre Salamanca, Zamora y Portugal) o la Reserva de la Biosfera Transfronteriza Tajo-Tejo Internacional (entre Portugal y Cáceres) y el puente romano de Alcántara, pensad que en Aldeadávila de la Ribera en el primer caso y en Alcántara en el segundo, se encuentran las dos mayores centrales hidroeléctricas de España. Tampoco os perdáis la Plataforma Solar de Almería, uno de los mayores centros de investigación en energía solar del mundo, ya que permite su visita reservando plaza con anterioridad.

No os mareo más, que creo que os he dado pistas más que suficientes para que añadáis “el componente renovable” a vuestros últimos días de las actuales vacaciones o a los de las futuras. Seguro que la próxima ducha en vuestro campin favorito sienta mejor cuando sepáis que la energía que calienta el agua procede de astillas del entorno o del sol.