Parte 1: el hidrógeno en España hoy (camino a 2030)

Siglos de economía, producción y transportes basados en el carbono han creado un sistema interdependiente, complejo… e insostenible para el medioambiente.

Su remplazo paulatino (pero, necesariamente, acelerado, en vistas de la emergencia climática a la que nos enfrentamos) por otro modelo basado en energías renovables y limpias no es nada sencillo.

El hidrógeno renovable jugará un papel central en la transición hacia un sistema eléctrico 100 % renovable y una economía sin carbono.

Pero los desafíos no son pocos.

Y es que el hidrógeno renovable debe ayudar a descarbonizar sectores de nuestra economía en los que la electrificación no es eficiente desde el punto de vista de los costes, o en los que no es técnicamente posible aún. Estamos hablando, por ejemplo, de la industria química, del transporte público o de los servicios en nuestras ciudades.

También es cierto que las señales positivas están llegando. Así, por ejemplo, según datos de la Comisión Europea, entre noviembre de 2019 y marzo de 2020 los planes globales de inversión en producción de hidrógeno por electrólisis pasaron de 3,2 GW a 8,2 GW para 2030 (casi ⅔ de los cuales se ubican en Europa), y las compañías que forman parte del International Hydrogen Council han pasado de 13 en 2017 a 81 en la actualidad.

En esta primera parte queremos contaros cómo la “Hoja de Ruta del Hidrógeno: una apuesta por el hidrógeno renovable” que ha aprobado recientemente el Gobierno muestra el camino para encajar esta pieza en la matriz energética y productiva del territorio de España antes de 2030.

 

Clústers o valles de hidrógeno en España: hacia una vertebración del territorio basada en la producción local de una energía limpia

En la actualidad se producen y consumen en nuestro país alrededor de medio millón de toneladas de hidrógeno (gris) como materia prima y/o vector energético. Una cantidad nada despreciable, sí, pero que se genera completamente a partir de combustibles fósiles.

Y en esto España está en línea con Europa, donde el hidrógeno representa una fracción aún modesta (del 2 al 4 %) del mix energético y también mayormente con producción basada en combustibles fósiles (gas natural o carbón), con emisiones estimadas de 70 a 100 millones de toneladas anuales de C02.

¿Cómo satisfacer esa demanda de hidrógeno ya existente en España, con un tipo renovable y limpio?

La Hoja de Ruta plantea sustituir los combustibles fósiles creando como primera palanca de despliegue los clústeres / valles de hidrógeno renovable vinculados a la producción y grandes centros de consumo locales de hidrógeno, en lugar de desarrollar hubs de producción centralizados que pueden penalizar económica y medioambientalmente.

Esto permitiría no solo la reducción inmediata de emisiones de gases de efecto invernadero del sector industrial, sino que también contribuiría a:

  • Una muy necesaria vertebración (verde) del territorio, gracias a la creación de ecosistemas locales vinculados a la I+D+i del nuevo vector energético limpio.
  • Creación de oportunidades, proyectos innovadores y nuevos negocios en torno a la demanda ya existente de hidrógeno, especialmente en las PyMES.
  • Reducción de los costes económicos y medioambientales del transporte de energía, una asignatura histórica pendiente de nuestra economía.
  • La alineación de España con los objetivos de la Estrategia Europea de Integración de Sistemas Energéticos.

 

¿Y las islas y los sistemas más aislados?

Punta Teno, Tenerife

Quizás estaréis pensando qué ocurrirá con las islas y zonas más o menos aisladas.

Los territorios insulares tienen una fuerte demanda energética estacional (especialmente en el verano), que los hace muy dependientes de los combustibles fósiles para el transporte y la generación de electricidad (mayores aún por las barreras geográficas).

Además, como estamos viendo en la situación generada por la pandemia de la COVID19, su economía está muy unida a los flujos de turistas.

Pero, más que como un problema, la “Hoja de Ruta” enfoca la situación de las islas como una oportunidad para encontrar soluciones innovadoras de descarbonización basadas en el hidrógeno renovable.

La “Hoja de Ruta” abre el camino a una producción local de hidrógeno renovable por electrólisis en estas zonas, que no solo reducirá su mayor dependencia de las actuales fuentes fósiles y del transporte de energía, sino que generará un efecto multiplicador en la economía local:

  • el recurso al hidrógeno renovable será la piedra de toque de modelos de turismo más sostenibles, impulsando también proyectos piloto e iniciativas comerciales;
  • creará ventajas competitivas en la cadena de valor de las economías insulares vinculadas directa o indirectamente a un sector, el del turismo, clave para España.

 

Los primeros pasos: menos barreras y una regulación más eficiente

Tanto a partir de la creación de clústers asociados a la demanda local y la generación en las islas, la “Hoja de Ruta” plantea la vertebración territorial de nuestro país a partir de la producción local de hidrógeno renovable.

La nueva pieza encajará más fácilmente en el puzzle de la transición energética cuanto menos sean las barreras administrativas y regulatorias.

Esto no significa renunciar a la protección medioambiental sino construir una regulación eficiente, y disponer de un marco regulatorio de certificación a nivel europeo que permita comprobar la huella medioambiental a lo largo del ciclo de vida del vector hidrógeno y que la vez incentive la inversión con reglas claras, mostrando claramente sus ventajas sobre otras formas de hidrógeno.

Una regulación eficiente y eficaz abrirá el camino a herramientas fiscales o financieras que funcionarán como incentivos adicionales para la implantación del hidrógeno renovable en el corto y medio plazo, en un círculo virtuoso de aceleración de la Hoja de Ruta y de consecución de sus objetivos.

En la segunda parte os contaremos qué propone la “Hoja de Ruta” para los sectores de la economía de España.

Mientras tanto, hasta la próxima semana, os dejamos un resumen de la jornada sobre Hidrógeno Renovable organizada por el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico el pasado día 19 de noviembre: