Después de varios días tenemos que continuar en casa, una responsabilidad de todos y cada uno si queremos ganar la batalla al virus ¿no creéis? Por otro lado como estáis comprobando nuestros hábitos de consumo se pueden ver alterados en todos los sentidos, desde los alimentos que comemos, a cómo dormimos, el ejercicio que podemos o no hacer, el consumo de televisión… etc.

En esta situación de confinamiento las pautas de rutina, sobre todo las buenas pautas, pueden resentirse.  Y lo mismo puede pasar con la energía. La semana pasado os dí algunos ejemplos sobre cambios que se van a suceder en el hogar, como el consumo de agua caliente. Pero no hay excusas y podemos seguir aportando nuestro granito de arena sin movernos de casa. Y es que debemos seguir teniendo muy presente que el reto climático no ha desaparecido.

Así que, debemos seguir confiando en la importancia de esos pequeños gestos que nos ayudan a reducir nuestra huella de carbono. ¿Empezamos?

Utilizar agua de forma responsable

Debido a las importantes medidas de higiene que hemos de mantener para evitar contagios, no cabe la menor duda que utilizamos y debemos utilizar, mucha más agua en los hogares de lo que hacíamos antes. Como nos reportan las autoridades es esencial lavarnos de forma frecuente las manos, entre unos 40 y 60 segundos. ¿Qué supone a nivel de gasto de agua? Está claro que utilizaremos más agua porque nos lavaremos más las manos, pero podemos hacerlo de forma prudente y sensata.

  • Por ejemplo, mientras efectúas los gestos recomendados, puedes cerrar el grifo para no derrochar agua, igual que hacemos mientras nos cepillamos los dientes o durante el afeitado.
  • ¿Otro truco? Debido la higiene de la que venimos hablando, fregar los platos, el suelo… se hará de forma más habitual que antes. Trata de no despilfarrar agua, revisando también grifos y tuberías para comprobar que no hay fugas ni pérdidas.

Goteo y fugas en grifos

En la cocina, atención a los electrodomésticos

La cocina es uno de los lugares de la casa donde se incrementa el uso de electrodomésticos y donde más gasto haremos estos días. Utilizar los aparatos de forma eficiente puede hacernos ahorrar mucha energía y finalmente un descenso en la factura de electricidad.

Si te lo estás preguntando… El horno y la vitrocerámica son los elementos de la cocina que más gasto consumen.

  • Para ahorrar energía con el horno, es muy sencillo. Nunca abras la puerta para revisar la comida, con este gesto se pierde hasta un 20% de la energía. Y recuerda para finalizar la cocción, puedes apagarlo unos minutos antes y así terminar el proceso con el calor restante.
  • La vitrocerámica es otro de los elementos claves, el consejo más útil y que debería convertirse en vuestro hábito, es apagar siempre (como en el horno) unos minutos antes de terminar, así el calor residual seguirá cocinando los alimentos y no derrocharemos energía inútilmente.Gasto cocina y vitrocerámica

En la preparación de los alimentos, esos pequeños electrodomésticos como batidoras, trituradoras… Utilizan poca potencia y no generan mucho gasto de energía. Al contrario que tostadoras o freidoras, que consumen calor y necesitan una potencia mayor.

  • Si por ejemplo sois de los que les encanta desayunar con tostadas, hacedlo, pero aprovechar al máximo las ranuras de la tostadora para hacer un uso más eficiente.
  • ¡Ah, por cierto! Si muchos pensáis también en la campana extractora no os preocupéis, al utilizarlo solamente a la hora de cocinar no supone un gasto representativo.

¿Y si reciclamos correctamente los residuos?

Tenemos todo el tiempo del mundo, ¿no es así? ¿Y si aprovechamos estos momentos en casa para reciclar de forma correcta los residuos que generamos? Pensadlo, elegid un hueco en la cocina y reciclar el cartón,  plásticos y vidrio por separado. Estoy segura de que cerca de vuestras casas hay un punto de reciclaje.

  • Es importante también al estar en casa, y si es posible, reducir el consumo de envoltorios superfluos. ¿Cuáles? Os estaréis preguntando… Pensad por ejemplo en el papel de aluminio o plástico para envolver alimentos. Si tenéis que guardar comida, mejor utilizar “tuppers” o envoltorios que tengan más vida, así no derrocharemos tanto material de un solo uso.
  • Lo mismo para las bolsas de la compra, antes de bajar al supermercado planead vuestras compras y llevad con vosotros bolsas reutilizables, así evitamos los plásticos.
  • Y por último y sobre todo para alargar en el tiempo las salidas al super, una buena idea y que aporta gran ahorro en el consumo de plásticos, es adquirir productos con envases en formato familiar, duran más y evitamos los pequeños envases que tiramos mucho más rápido.Ahorro al ir a al compra

Y no lo olvidéis, estos pequeños gestos pueden hacernos ahorrar de forma diaria mucha energía dentro del hogar. Porque es momento para seguir luchando en todos los sentidos, también por el cambio climático. Si queréis saber aún más sobre cómo ahorrar energía en casa, no os perdáis estos cursos online y totalmente gratuitos que imparte IDAE.