“El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima –PNIEC-, que define la política energética estatal para la próxima década incide expresamente en la necesidad de que el consumidor, de forma individual o colectiva, tenga un rol central en el cambio de modelo energético, así como el papel que jugarán las comunidades energéticas en este contexto.” las palabras de Joan Groizard, Director General del IDAE, muestran una vez la importancia actual de que nosotros, sí claro que me incluyo, formemos parte esencial de la transformación y el cambio. ¿Cómo hacerlo? Existen multitud de opciones, una de las más conocidas y de la que tantas veces hemos hablado es el autoconsumo o la generación distribuida. Pero hoy quiero hablaros de las Comunidades Energéticas un nuevo modelo de consumo colectivo. ¿Aún no habéis oído hablar de ellas? Entonces, ¡no perdáis detalle!

¿A qué nos referimos cuando hablamos de Comunidades Energéticas?

Para poneros en situación, imaginad vuestra comunidad de vecinos, vuestro barrio o un polígono industrial y que todos ellos tuviesen como objetivo principal beneficiarse colectivamente de las mismas instalaciones de generación situadas en el entorno de dicha comunidad. ¿Qué supondría? Principalmente un aprovechamiento de la capacidad de generación eléctrica o térmica y por tanto también de la inversión realizada. Adicionalmente, la comunidad o al área local, se beneficiaría en términos medioambientales y sociales. Y es que las comunidades energéticas son, principalmente, un concepto social, donde la gobernanza ciudadana prima.

Las comunidades energéticas, pueden llevar a cabo múltiples actividades: producir, consumir, almacenar, compartir o vender energía. Un ejemplo de este tipo de actividades en las que se pueden basar, son el autoconsumo o la generación distribuida que suponen un factor importante para el ahorro económico de muchas familias, especialmente para las más vulnerables, pudiendo de esta forma hacer frente a la pobreza energética. Además se evita la dependencia sobre las compañías eléctricas convencionales y se aumenta la competitividad en la industria. Los beneficios ambientales son importantes, con un aumento de energía renovable distribuida, así como los sociales, con el empoderamiento ciudadano, la creación de empleo local o la creación de un tejido comunitario que haga Como podéis ver, una mayor participación de la ciudadanía en el sector energético es crucial para el cambio, lo que unido a medidas como el Plan Nacional de Energía y Clima con instrumentos y ayudas, refuerza el papel de los ciudadanos y garantiza el derecho de acceso a la energía.

Si queréis conocer cómo sería una Comunidad Energética… En el municipio de Crevillent, de la mano del Grupo Enercoop, son pioneros por convertirse en la primera comunidad energética local de Europa.

¿Cuáles son las principales actividades que se desarrollan en una Comunidad Energética?

  • Generación de energía que proceda de fuentes renovables.
  • Proporcionar servicios de eficiencia energética (incluyendo, por ejemplo, renovaciones de edificios).
  • Distribución, suministro, consumo, agregación y almacenamiento de energía.
  • Prestación de servicios de recarga de vehículos eléctricos o de otros servicios energéticos.

Ventajas de las Comunidades Energéticas

  • Proporcionan a los ciudadanos un acceso justo y fácil a recursos locales de energía renovable y otros servicios energéticos, pudiendo beneficiarse de inversiones en los mismos.
  • Los usuarios podrán tomar el control y tendrán una mayor responsabilidad para la auto-provisión de sus necesidades energéticas.
  • Se crean oportunidades de inversión para ciudadanos y negocios locales
  • Ofrecer a las comunidades la posibilidad de crear ingresos que se generan y permanecen en la propia comunidad local.
  • Beneficios ambientales.

Y ahora, echa un vistazo a las preguntas más frecuentes…

  1. ¿Qué diferencia a las comunidades energéticas de otros actores tradicionales?

Propósito: Los ingresos y beneficios de estas actividades se destinan principalmente a proporcionar servicios y beneficios medioambientales o socio-económicos a los integrantes de la comunidad local.

Propiedad y control: los integrantes del proyecto (ciudadanos locales, empresas micro/pequeñas/medianas* o autoridades locales) participan y ejercen económicamente el control estratégico y de dirección.

Gobernanza: la toma de decisiones internas está basadas en gobernanza democrática, asegurando que la “autonomía” de la comunidad se mantiene.

  1. ¿A qué retos se enfrentan las comunidades energéticas debido a sus diferencias con otros actores del mercado?

  • Dificultad para recaudar finanzas por adelantado de los ciudadanos.
  • Falta de marco normativo definido.
  • Uso de formas jurídicas, todavía por definir,  con las que prestamistas no son familiares.
  • Depender de voluntarios y profesionales de otros sectores diferentes al energético.
  • Escasa experiencia para resolver barreras administrativas para acceder al mercado.
  • La falta de proyectos hace difícil la participación en licitaciones.
  • Existe una complejidad a la hora de usar la gobernanza democrática y estrategias de relaciones locales.
  1. ¿Podría una entidad que está constituida solo por empresas ser considerada como comunidad energética?

Sí, podría ser. Sin embargo, las comunidades energéticas deben estar basadas en una  participación abierta y no discriminatoria, de forma que cualquier persona pueda unirse. Además, deben cumplir con los criterios de elegibilidad y control efectivo.

  1. ¿Están las comunidades energéticas limitadas a cooperativas?

No, cualquier entidad jurídica puede usarse mientras cumpla con los criterios establecidos en la UE. Los estados miembros pueden elegir cualquier forma jurídica, de manera que un estado miembro podría limitar las comunidades energéticas a cooperativas.

  1. ¿Cuáles son las principales oportunidades para compañías energéticas (e.g. DSOs, ESEs) para beneficiarse de comunidades energéticas?

  • Participación en democracia energética como un miembro individual.
  • Oportunidades de copropiedad con CE.
  • Proveer servicios o tecnología, como miembro o no.

Por último os dejo un enlace muy interesante. Una guía realizada por el IDAE que incluye experiencias de otros países de nuestro entorno y clarifica qué se entiende por una Comunidad Local de Energía, la manera de constituirla y la forma de financiar este tipo de proyectos. ¡Aquí encontrarás todo lo que necesitas saber sobre las Comunidades Energéticas!

 

Individualmente somos una gota, juntos somos un océano – Ryunosuke Satoro.