Os contábamos hace unas semanas en este post el papel fundamental de las Comunidades Energéticas Locales (CELs) para la transición energética, a través de la implicación de los ciudadanos en la implantación de energías renovables en sus entornos de vida.

Se trata de organizaciones de participación voluntaria y abierta, que tienen como ofrecer beneficios energéticos a la comunidad, sea esta un vecindario, una urbanización, una comunidad de vecinos o un parque industrial.

Las CELs ofrecen una solución directa, descentralizada y adaptada a cada comunidad de las cuestiones y pequeños desafíos del nuevo modelo de energía limpia y renovable que se está implementando en España y en la Unión Europea.

Autonomía, participación y empoderamiento de los ciudadanos son señas de identidad de las CELs. Y es que los ciudadanos que participan en ellas se involucran directamente en la producción y el consumo (o incluso la comercialización) de energía renovable, sea eléctrica, térmica o combustible.

Los ahorros en la factura eléctrica y contar con energía limpia no son los únicos beneficios, sino que los ciudadanos, a través de las CELs, tienen control sobre las decisiones de producción y consumo de la energía.

Hoy queremos contaros el funcionamiento real de una CEL, para animaros a que forméis vuestra propia Comunidad Energética y os suméis a la ola verde.

 

Crevillent: una comunidad en acción

Si no tenéis en vuestras casas o comunidad una solución de energía renovable, seguramente habréis escuchado hablar del autoconsumo, de placas solares en la azotea, del ahorro en la factura de la luz…

Quizá todo eso os parece todavía lejano. Pero lo cierto es que cada día es una realidad más palpable.

Y el caso de Crevillent, del que queremos hablaros hoy, es un buen ejemplo.

Crevillent es un municipio de la Comunidad Valenciana, en la provincia de Alicante, donde viven unos 29.000 vecinos.

Como buena parte de esa Comunidad, Crevillent disfruta de un clima soleado durante todo el año. Los crevillentinos lo han visto claro: ¿qué mejor que aprovechar este recurso inagotable? Y se han puesto a ello.

La cooperativa eléctrica de Crevillent, Grupo Enercoop, tomó el testigo y se propuso algo más que aprovechar el recurso autóctono e infinito del sol: convertir a Crevillent en una Comunidad Energética Local de referencia en España y en Europa, y mostrar cómo la transición energética puede comenzar con éxito en el ámbito local. Es este su paso más reciente,, desde su creación en 1925, fecha en la que desplegaba las primeras instalaciones de redes de distribución en esa localidad.

En colaboración con el Ayuntamiento, y con el apoyo de la Generalitat Valenciana y el IDAE, el proyecto de la CEL de Crevillent se denomina Comptem, la forma abreviada de Comunidad para la Transición Energética Municipal, y se propone fomentar el autoconsumo eléctrico a través de instalaciones fotovoltaicas colectivas instaladas en espacios públicos y en las cubiertas de bloques de comunidades de vecinos o industrias.

En línea con el Horizonte 2030, se prevé que el proyecto Comptem, que cuenta con un presupuesto de cuatro millones de euros, tendrá instalado hasta 5 MW en el entorno urbano de Crevillent, entre instalaciones de autoconsumo y plantas fotovoltaicas.

Esta capacidad cubrirá con generación renovable propia nada menos que la mitad de las necesidades energéticas de la población. El resto será cubierto con otras fuentes de energía también renovable (hidráulica y proveniente de la planta solar con la que ya cuenta el municipio).

El modelo de Comptem en Crevillent pone en el centro de la producción y consumo de energía al ciudadano

 

A su vez, el autoconsumo, que genera importantes ahorros, también beneficia a los ciudadanos en la forma de más control del consumo y una mayor conciencia energética, aspectos ya conocidos por la la Cooperativa eléctrica de Crevillent, que tiene entre sus principales objetivos revertir en sus socios parte de los beneficios de la actividad empresarial a través de iniciativas sociales y culturales. Además del ahorro energético, se destina una partida económica a un Fondo de Educación, Formación y Promoción del Cooperativismo.

¿Cómo adquieren los ciudadanos una mayor conciencia energética? Haciendo uso de la tecnología digital, y extendiéndola también al ámbito de nuestros hábitos en el consumo de energía.

Por un lado, Comptem cuenta con una aplicación de telefonía móvil, que permite a los ciudadanos estar informados al detalle y en tiempo real de su consumo y factura, y a través de la cual disponen de un asesor personal para optimizar la potencia contratada o elegir la tarifa más adecuada. Por otro, se instalarán paneles informativos digitales en espacios exteriores y edificaciones de gran afluencia, en los que se desplegará información sobre la producción y el consumo renovable diario, semanal y mensual, o los principales consumidores finales, introduciendo así la conciencia energética en la cultura y vida locales.

De esta manera, Comptem encarna claramente la filosofía de las Comunidades Energéticas Locales, al unir producción y consumo de energías renovables, gestión descentralizada, implicación y participación de los ciudadanos y generación de una cultura de la energía limpia.

Los beneficios de la Comunidad Energética Local de Comptem en Crevillent

Si te ha interesado el proyecto pionero de Crevillent, y quieres saber más sobre las posibilidades de las Comunidades Energéticas Locales, en este link de la web del IDAE podrás encontrar todo lo que necesitas. Seguramente darás con una opción adecuada para tu comunidad.

¡Hasta la próxima semana!

Mientras tanto, aquí os dejamos un vídeo resumen del proyecto de Crevillent: