¿Sois de los que pasáis mucho tiempo en la ducha o dejáis el grifo abierto mientras fregáis los platos? A la hora de la ducha todos (me incluyo), disfrutamos de ese ratito de relajación, pero aunque sea uno de los lugares de la casa donde menos tiempo pasamos, en comparación a la cocina… es una de las zonas que más energía consume a causa del agua que utilizamos y la energía para calentarla. ¿Sabías que, según la OMS, una ducha de unos 10 minutos desperdicia 200 litros de agua? Datos de los que seguramente no somos conscientes.

Estos días durante el confinamiento, os he hablado de cómo podemos ser más eficientes en casa y fijarnos en los pequeños detalles.  Desde luego y ante todo hemos de seguir las recomendaciones hechas por Sanidad en las cuestiones de lavado a alta temperatura de la vajilla y la ropa cuando hay riesgo de contagio, pero aún así, hay que ser cuidadosos  a la hora de utilizar el agua caliente lo que también puede marcar la diferencia en el consumo del hogar.

¿Cómo ser eficientes a la hora de ducharnos?

Según un estudio elaborado por KANTAR (Empresa experta en el comportamiento global) siguiendo los hábitos del cuidado personal en el mundo, afirma que el 97% de los encuestados elige la ducha antes que el baño. En el caso de España, nos duchamos una vez al día (6,8 veces por semana) y aunque somos los más rápidos al pasar por la ducha aún continuamos desperdiciando mucha agua y energía.

El caudal medio de un grifo es de 10 a 15 litros de agua por minuto.

Debido al ritmo de vida actual y al poco tiempo que a veces pasábamos en casa son cada vez menos las personas que se daban un baño completo antes del confinamiento, si estos días te surge la idea piénsate antes: Un ducha desperdicia cuatro veces menos energía y agua que un baño.

Pero siendo ya conscientes de que la ducha es la mejor opción, ¿cómo podemos reducir el consumo y ser más eficientes?

Algunos consejos en la ducha…

  • Lo primero, unos 5 minutos de ducha son el tiempo ideal.
  • Mientras te enjabonas o te lavas el pelo, cierra el grifo. (Puedes ahorrar unos 10 litros por minuto)
  • No abuses del agua caliente, 30ºC es la temperatura ideal.
  • Mientras esperas a que el agua se caliente, puedes colocar un cubo y utilizar ese agua para regar las plantas, fregar…
  • Utiliza productos de ducha con ingredientes naturales, son menos dañinos para el agua que va a la red de saneamiento y a las depuradoras. ¡O mejor aún! Los productos zero waste, como champús sólidos o geles, son aún más beneficios, duran más y evitamos los plásticos.

Dosificar la cantidad de agua: los grifos son la solución

Consultando algunos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el consumo medio de agua por habitante en España fue de unos 136 litros por persona en 2016, uniendo todo el gasto en casa, (cocinar, higiene, el agua que bebemos…) Este consumo aumenta considerablemente dependiendo de los hábitos familiares y la zona geográfica, en nuestras manos está disminuir ese gasto.

Referente al consumo por toda la casa, tanto en la cocina como en el baño, los grifos son la solución y uno de los principales focos de desperdicio de agua. Recuerda, cuando no estés utilizando directamente el agua cierra los grifos. Mientras te cepillas los dientes, al afeitarse o mientras enjabonas los platos para después aclararlos todos de una vez, estos pequeños gestos marcan la diferencia a la hora de consumir agua en el hogar.

Regular la temperatura del agua de agua caliente en casa

¿Sabías que el ACS supone 1/4 del consumo energético de una vivienda media? Estos son algunos sistemas para ahorrar energía y agua caliente en casa. ¡Toma nota! Y si piensas en hacer una reforma, ten en cuenta la grifería.

  • Grifos termostáticos: son la mejor opción para obtener directamente la temperatura deseada, sin tener que perder tiempo al regularla. Y es por ejemplo, cada vez que abrimos la ducha y tratamos de regular la temperatura perdemos mucho tiempo y energía.
  • Sustituir grifos antiguos por grifos monomando: son muy efectivos ya que en los antiguos grifos, en los que existían agua caliente y fría por separado al ir mezclando el agua se despilfarraba agua y energía. Un hábito que puede marcar la diferencia, es dejar siempre los grifos orientados hacia la parte fría (generalmente a la derecha). Cada vez que los abramos, el calentador no se encenderá automáticamente.
  • Sistemas de acumulación de agua: las calderas o termos son muy efectivas en lo que a ahorro de agua caliente se refiere. Estos sistemas mantienen el agua caliente en el depósito hasta que vayan a ser utilizados. Por cierto, es importante que el sistema y las tuberías estén convenientemente aislados.

Os cuento un último detalle, regulando la caldera en torno a los 36º C se puede ahorrar energía de forma considerable.

¿Pérdidas de agua en los grifos?

Durante el tiempo que estamos pasando en casa, he aprovechado estos días para arreglar desperfectos para los que nunca había tenido tiempo. Os animo a que hagáis lo mismo. Aprovechad esos ratos muertos y con tranquilidad, podéis hacer una revisión general a todos los grifos y tuberías de la casa. Y es que, hasta el mínimo goteo o pequeña fuga, puede llegar a suponer una pérdida de unos 100 litros mensuales.