Hoy se abre la convocatoria del programa Desarrollo Urbano Sostenible (DUS) 5.000, una nueva línea de ayudas para la puesta en marcha de proyectos de energía limpia en municipios de reto demográfico. Como ya sabéis, este tipo de municipios son aquellos que cuentan con menos de 5.000 habitantes, y también los municipios no urbanos de hasta 20.000 habitantes, cuyos núcleos de población no superen los 5.000.

Por el momento, el DUS 5.000 cuenta con una dotación de 75 millones de euros, ampliables si hay suficiente demanda, que se destinará a proyectos de mejora de la eficiencia energética, de despliegue de energías renovables y de impulso a la movilidad sostenible. Son todas iniciativas que han de poner en marcha los ayuntamientos, diputaciones, mancomunidades, cabildos, consejos insulares y otras entidades públicas de este tipo de municipios.

 

 

Y el asunto no es poca cosa, porque las poblaciones en entornos rurales se encuentran en riesgo de despoblación, que avanza rápidamente: tres cuartas partes de los municipios de España pierden habitantes, sobre todo en las localidades de reto demográfico. En total, 6.827 municipios tienen menos de 5.000 habitantes y concentran a 5,7 millones de personas (esto es, el 12% de la población total española, según el censo de 1 de enero de 2020). En la última década han perdido población ocho de cada diez de estos municipios, de manera que, en conjunto, tienen 410.000 personas menos que hace diez años. En aquellos que tienen menos de 1.000 habitantes, el fenómeno es más agudo y la despoblación llega al 86%.

Que la transición energética llegue a estos pueblos y transforme sus edificios, servicios e infraestructuras no solo servirá para reducir sus consumos y costes energéticos, también les permitirá invertir en otras prioridades, mejorando los servicios públicos que ofrecen, e incrementará el interés de la población para atraer actividad económica exterior y nuevas oportunidades de crecimiento.

 

¿Qué, cómo, cuándo y dónde?

Esta convocatoria, que estará vigente hasta el 4 de noviembre de 2022, está gestionada por el IDAE – Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía, y forma parte del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno, que cuenta con los fondos europeos destinados a la recuperación tras la crisis provocada por la COVID-19.

Las protagonistas de este plan son las entidades públicas, y en este mapa puedes ver dónde están localizados los municipios de reto demográfico que pueden acceder a estas ayudas (si quieres ver el listado de todos ellos, en la web del IDAE puedes encontrarlos).

Las actuaciones que se presenten deben enmarcarse en los siguientes ámbitos:

  • reducción del consumo energético en edificios e infraestructuras públicas;
  • instalaciones renovables eléctricas para autoconsumo;
  • instalaciones renovables térmicas para redes de calor y/o frío;
  • lucha contra la contaminación lumínica, alumbrado eficiente e inteligente;
  • impulso a la movilidad sostenible.

Los interesados deben registrar su solicitud y la documentación de su proyecto en el trámite específico para DUS 5000, habilitado en la sede electrónica de IDAE a partir del 5 de noviembre.

Este programa establece una horquilla de inversión que va desde un mínimo de 40.000 euros hasta un máximo de 3 millones, según el proyecto. El programa cubre el 85% de la inversión proyectada, que se puede destinar no sólo a cubrir los gastos de la ejecución del proyecto (montaje, equipos, materiales, servicios, informes, direcciones facultativas), sino también las asistencias técnicas para la redacción del proyecto, la tramitación de las ayudas o la adecuación de ordenanzas o normativas. Sin embargo, esta dotación puede alcanzar el 100% de la inversión si se trata de «proyectos integrales». Estos son aquellos que cumplen requisitos energéticos de altas prestaciones o que combinan varias actuaciones en un mismo proyecto facilitando el avance de ese municipio en la transición ecológica.

 

Paneles solares en edificios públicos, infraestructura de recarga de coches eléctricos, alumbrado inteligente

La lista de actuaciones ligadas a la transición energética que pueden acometer los pequeños municipios es larga.

Para que te hagas una idea, te doy algunos ejemplos:

  • Rehabilitar energéticamente edificios municipales con actuaciones en aislamiento de cubiertas, huecos, lucernarios; mejora de las instalaciones térmicas de climatización; sustitución del sistema de iluminación por luminarias eficientes, reubicación de los puntos de luz, sistemas de control y regulación.
  • Desplegar energías renovables en instalaciones municipales, como los centros sociales o culturales, instalando paneles solares fotovoltaicos en las cubiertas, o instalaciones eólicas en los aledaños, que sirvan para abastecer las necesidades energéticas del propio edificio. En pabellones deportivos, pueden incorporar instalaciones térmicas solares o de biomasa para atender los sistemas de calefacción/refrigeración, la climatización de piscinas, el agua caliente sanitaria…
  • Renovar el alumbrado público de forma integral con la incorporación de tecnología más eficiente, que incluya capacidad de telegestión para regular la iluminación según las necesidades y sea respetuosa con la calidad del cielo nocturno, e incluso alumbrado inteligente que aporte wifi gratuito a los vecinos.
  • Impulsar la movilidad sostenible tanto en el fomento del uso de la bicicleta y la marcha a pie como en la instalación de infraestructura de recarga para coches eléctricos o la incorporación de vehículos eléctricos para la flota municipal.

La transición energética, la cohesión social y territorial y la lucha contra la despoblación son prioridades del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno y suponen una oportunidad única para acelerar el salto a una economía más verde, sostenible y justa en todos los territorios del país, independientemente de su tamaño.